Thursday, May 11, 2006

 

Los avatares de una madre sacrificada



Los que me conocen saben que soy la última persona en la lista de “mothers to be.” Compenso la ternura cuidando a mi gata Frida Sofía. Frida tiene una personalidad muy definida y se cree el centro del universo, universo que comprende mi apartamento. Cuando me siento a hacer cualquier cosa en la computadora ella se sienta en el monitor y cuelga su rabo en la pantalla. No es fácil hacer algo con un rabo peludo rozando como péndulo dónde estas leyendo. Ella se sienta en el borde de la ducha cuando me baño y cuando termino empieza a tomar agua de la bañera. Luego tengo que secarla porque siempre se me trepa encima mojada. Cuando me levanto tengo que darle cariñitos y decirle que es una gata hermosa, al dormir igual. En fin que la he malcriado muchísimo.
Hace algunos días empezó a estornudar mucho y a rascarse como loca las orejas. Mi instinto sobre protector la puso en la mirilla. La prueba fehaciente fue hace algunos días cuando llegué a mi casa y encontré que había hecho sus necesidades en la alfombra. El color no era normal, así como nunca ella hace sus necesidades fuera de la alfombra. Como nos mudamos hace poco todavía no conocía ningún veterinario así que llamé a la Sociedad Protectora de Animales para que me refirieran a alguno. Desde que Frida vio que desempolvé la cajita de viaje se escondió bajo la cama. La última vez que la usamos fue cuando nos mudamos a aquí y tuvo que montarse en un avión. Luego de luchar un poco logré meterla a la caja. Llegamos al hospital, todo muy bonito y nos atendieron rápido. Frida me miraba con sus ojazos azules bien grandes. Le expliqué todos los síntomas a la veterinaria, no siempre es fácil expresarse en inglés cuando tu hija está enferma. Cuando la señora sacó un termómetro supe que la tarde no sería fácil para mi Bola de Pelos. Bendito pobre nena, la sobaba y le decía que era importante que le tomaran la temperatura, ella me miraba con estos ojitos y yo apunto de sacarle ese objeto de sodomía a mi hija y escaparnos...no duró mucho y al menos no tenía fiebre. Le examinaron los oídos y la gringa me miró con cara de pocos amigos cuando sacó cosas prietas del oído de mi bebé con un Q-tip largo. Le iban a hacer análisis. Suspiré y me quedé con mi nena sola en un cuarto. Ella estaba bien molesta conmigo y se trepó sobre una nevera y me maullaba si me le acercaba. “Esta va a estar crispy con mamá buen tiempo.” En eso entró la veterinaria, “Tiene una infección bacteriana en los oídos pero estamos a tiempo.” Luego me enseñó cómo tenía que lavarle los oídos con un líquido ahí y luego echarle unas gotas. Ella me lo mostró y parecía facilito...sí, Pepe. La envuelvo en una toalla, le hablo y sólo llego a echarle el líquido, eso del masaje, limpiarla y echarle las gotas....nacarile del Oriente...no se deja. No importa que le digo mira que “Mamá gastó ciento y pico de pesos en esto y te puedes quedar sorda...” Se me escapa y yo empiezo a pelear...Bueno debo volver a intentarlo, lo tengo que hacer dos veces al día...esto no va a ser fácil....oh no.

Comments:
Ufff, te comprendo. Tengo dos hijas perrunas, una de ellas es casi tocaya de tu gata, se llama Amanda Sofía. Detesta que le limpie las orejas. Pero es muy peligroso si no se hace porque se pueden quedar sordas o les da un especie de parásito. Yo trato de embobarla cuando la estoy bañando pero siempre me hace un motin. Ni hablar de cortarle las uñas.
A lo mejor te resulta más fácil cuando esté dormida. Digo, los gatos son muy alertas, en realidad no sé.
Saludos desde la maternidad de cuatro patitas.
 
Wow! Que bella tu gata. A mi no me gustaban y me dan una alergia terrible pero como al que no le gusta el te, le dan tres tazas, pues tengo dos gatas adoptivas. Una himalaya, preciosa, color arena llamada Mia y una bebita persa,negra llamada Luna! Las visito mucho y a veces me quedo a dormir con ellas en sus respctivas casas y de veras que no deja de sorprenderme, lo bien definida que estan sus personalidades. Me parecen animales muy inteligentes y responsivos. De veras que tengo una interaccion con ellas donde siento que me entienden. Bueno de todas formas, espero que hayas llegado a un "happy medium" con Frida, con ese asunto de la medicina para la orejas! Gracias por vistar mi blog. Me he entretenido bastante con el tuyo. Escribemes muy bien,pero eso a lo mejor ya lo sabias. Saludos calurosos (neenaa , le temperatura va ya por los 95 grados y todavia es mayo) desde Boriquen!
 
Mientras leia tu relato recorde la tarde de aquel viernes fatal en que perdimos a Toby. Imagino sus mismos ojos asustados cuando llego a la oficina del veterinario y comenzaron a hacerle los analisis. Solo que Toby no regreso y aun hoy, dos meses despues, te escribo esto y lloro como una tonta. Amar a esos seres es de las cosas mas bellas que nos ocurren.
Besos...
 
Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]





<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Subscribe to Posts [Atom]

Awilda Ivette Castro
Awilda Ivette Castro
Create Your Badge