Wednesday, May 10, 2006

 

Panderos en tiempos de crisis

Mi país, Puerto Rico, está pasando tiempos difíciles y hay mucha incertidumbre por doquier. Hoy leí una columna en uno de los diarios del país que me dejó pensando. Como parte de mi trabajo he asistido a las manifestaciones inmigrantes del último mes. Multitudes han marchado en reclamo de una reforma migratoria justa y que reconozca la aportación valiosa que hace el inmigrante en Estados Unidos. Las pancartas y los estribillos han estado presentes...los panderos no.
El pandero es parte de nuestro equipo de protesta, es lo que mueve una manifestación, lo que le da gustito a estar bajo el sol dejando el galillo en la brea. En todos las fotos o grabaciones que he visto de las manifestaciones la gente protesta con ánimo de fiesta. A pesar de que hay 95 mil empleados fuera de sus empleos la gente sigue bailando. Cuando cerró el sistema educativo, dos escuelas permanecieron abiertas. Ya se están organizando grupos de ayuda. Tal vez son dos o tres pero esa actitud es parte de mi pueblo. Mientras tengamos gente así nuestro pueblo echará hacia delante. Todos los días hablo con mis familiares y amigos y todos están inquebrantables, dicen que muy pronto se resolverá la crisis y que van a regresar a la normalidad. Mi papá ya empezó a hacer sus “chiripitas” haciendo emplazamientos para allegarse más fondos. Algunos amigos se han dedicado a escribir mientras esperan.
Recuerdo aquella ocasión en la cual supuestamente se iba a acabar la gasolina y las filas en las gasolineras eran interminables. Aunque en los medios mostraron las peleas y la impaciencia yo vi otras cosas mientras hacía la fila en varias gasolineras. Gente que se bajaba para poner orden en las filas, gente que te pasaba por el lado y te decía “en la otra gasolinera todavía hay.” Gente que sonreía tranquila mientras esperaban, otros con sus radios con volumen alto cantaban. Lo mismo pasa en los huracanes. Cuando pasó Georges muchos nos tiramos a limpiar las alcantarillas, hicimos barbacoas improvisadas con todo lo que había en la nevera que se podía dañar. Fuimos dónde los viejitos para ver si necesitaban algo. Ese es mi Puerto Rico y más allá de los políticos ineptos que tenemos, tanto rojos, azules y verdes, somos un pueblo que se levanta y sabe reírse dentro del caos. Nuestra fortaleza es esa, la risa, la fe que mañana será mejor... la economía se derrumba, Moody´s nos degrada el crédito pero siempre está el pandero para exorcizar nuestros dolores de pueblo. Mañana, miles se seguirán levantando con esperanza de que pronto todo se resolverá, buscando la “chiripita,” viendo si la viejita de al lado necesita algo, llamando a los panas para hacer un “get-together.” En fin, el pueblo seguirá moviéndose.

Comments:
Hola Frida (Awilda). Leí tu escrito en el blog de Ana María Fuster. Me pareció bien, pero al incluir el nombre de Rivera Schatz (¿es así que se pronuncia?), le quita poética a tu escrito.

Seguiré leyéndote. Saludos, Monón/Efra
 
Awilda, chequeate un documental que se llama Amandla. Es sobre la función esencial que tuvo la música en las movilizaciones civiles de la guerra contra el Apartheid en Sur Africa. Otra prueba más de nuestra negrura. :D
 
Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]





<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Subscribe to Posts [Atom]

Awilda Ivette Castro
Awilda Ivette Castro
Create Your Badge